La Cara Buena del Mundo

Después de 400 años, vuelve a haber castores en Hampshire

Después de 400 años, vuelve a haber castores en Hampshire

Después de 400 años, vuelve a haber castores en Hampshire, en el sur de Inglaterra. Sus nombres son Hazel y Chompy, y serán los dos primeros castores en habitar la zona después de 400 años sin ejemplares de este animal.

21 de enero de 2023

Tras ser cazados hasta su extinción, ahora que vuelve a haber castores en Hampshire estos ingenieros dentudos tienen tienen trabajo pendiente por hacer. Y es que se espera que la construcción de presas restablezca gran parte de las características locales de agua dulce que han sufrido en su ausencia.

Vuelve a haber castores en Hampshire

Los nombres que han recibido los dos castores, Hazel y Chimpy, fueron elegidos a través de un concurso en el que participaron los alumnos de escuelas locales. Estos dos castores de origen euroasiático nunca se han conocido, pero se espera que se lleven bien y se reproduzcan. De esta forma, se asentará la reintroducción de los castores en Hampshire.

Las presas ralentizan el paso del agua, lo que, entre otras cosas, reduce los riesgos de inundaciones río abajo al expandir los humedales adyacentes y aumentar el hábitat para los animales acuáticos y semiacuáticos en el ecosistema.

En toda Europa y América, los castores fueron cazados en muchos lugares hasta su extinción únicamente por sus pieles. Sin embargo, ahora se les necesita por sus increíbles habilidades naturales como ingenieros. Con sus presas, crean y enriquecen estanques y arroyos, lo que supone una mayor absorción de dióxido de carbono en el suelo.

Hazel y Chompy fueron liberados en Ewhurst Estate, de 370 hectáreas, cerca de Basingstoke, Hampshire. De hecho, el terreno es propiedad de una modelo y actriz nacida en Malasia, Mandy Lieu, que está «encantada» de acogerlos y los ve como la clave para restaurar estanques, arroyos y humedales en la finca.

La vuelta de los castores en Hampshire

También te interesará leer:

Una especie clave

Beaver Trust describe a los castores como una «especie clave» con la capacidad de mejorar ecosistemas completos al iniciar los procesos naturales necesarios para restaurar hábitats y revertir la pérdida de especies en un área.

«Como ingenieros de ecosistemas, los castores brindan múltiples beneficios en términos de creación de hábitats y humedales que, en última instancia, brindan hogares y hábitats para otras especies de insectos, aves y peces”, afirma Rob Needham, de Beaver Trust. «Pero también para la resiliencia climática, estas represas ayudarán a retener el agua y aliviar las inundaciones río abajo«.

 

Fuente | Good News Network

Lo que Hay que Saber
Share This