Detectan biomarcadores comunes en la sangre de personas muy longevas

Detectan biomarcadores comunes en la sangre de personas muy longevas

Los análisis de sangre de personas muy longevas dan pistas sobre los secretos de la longevidad. Gracias a ellos, se han detectado biomarcadores comunes.

15 de febrero de 2024

Los centenarios tienden a tener niveles más bajos de glucosa, creatinina y ácido úrico a partir de los sesenta, según el mayor estudio de este tipo que puede conducir a un simple análisis de sangre para predecir las posibilidades de que una persona llegue a los 100 años. La investigación es la mayor hasta la fecha para medir y seguir los niveles de diferentes moléculas en la sangre de personas nacidas entre 1893 y 1920.

Biomarcadores comunes

Los científicos implicados en el estudio evaluaron los datos sobre las moléculas sanguíneas de más de 44.500 suecos que se sometieron a pruebas clínicas entre 1985 y 1996. Les hicieron un seguimiento hasta 2020.

“Quienes llegaron a cumplir cien años tendieron a tener niveles más bajos de glucosa, creatinina y ácido úrico a partir de los sesenta”.

Se centraron específicamente en personas nacidas entre 1893 y 1920, que tenían entre 64 y 99 años cuando se analizaron sus muestras de sangre por primera vez, y les hicieron un seguimiento a medida que se acercaban a los 100 años de edad. Alrededor de 1.200 personas en el estudio, o alrededor del 2,7% de los participantes, alcanzaron los 100.

Los investigadores compararon los datos de este subconjunto con los de sus pares más jóvenes que ellos. El análisis encontró 12 moléculas sanguíneas asociadas con el metabolismo, la inflamación y la función hepática y renal, que también estaban relacionadas con el envejecimiento o la mortalidad en estudios anteriores.

Estas moléculas incluían colesterol total y glucosa como biomarcadores del metabolismo, ácido úrico que indica niveles de inflamación, enzimas indicativas de la salud del hígado y creatinina como medida de la salud de los riñones. Los investigadores también observaron los niveles de albúmina y hierro en la sangre.

A excepción de una enzima hepática y la albúmina, se encontró que todas las demás moléculas estaban relacionadas con la probabilidad de que una persona se convirtiera en centenaria. Aquellos con niveles elevados de colesterol total y hierro tenían una mayor probabilidad de convertirse en centenarios en comparación con aquellos con niveles más bajos.

Sin embargo, para moléculas como la glucosa, la creatinina, el ácido úrico y las enzimas hepáticas, los niveles más bajos se asociaron con mayores posibilidades de vivir más de 100 años.

Un análisis de sangre puede detectar biomarcadores comunes en la sangre de personas muy longevas

Un análisis de sangre puede detectar biomarcadores comunes en la sangre de personas muy longevas

También te interesará leer:

Nivel más bajo de glucosa

«Descubrimos que, en general, aquellos que llegaron a cumplir cien años tendían a tener niveles más bajos de glucosa, creatinina y ácido úrico a partir de los sesenta años», indicaron los investigadores. «Muy pocos de los centenarios tenían un nivel de glucosa superior a 6,5 antes en su vida, o un nivel de creatinina superior a 125».

Si bien las diferencias encontradas en el estudio entre grupos fueron pequeñas en algunos casos, los investigadores dijeron que los hallazgos aún sugieren un «vínculo potencial» entre el metabolismo, la nutrición y la longevidad. Sin embargo, el estudio no llega a recomendar los factores del estilo de vida o los genes responsables de estos niveles de moléculas en la sangre.

«Si bien el azar probablemente influye en alcanzar los 100 años, las diferencias en los valores de los biomarcadores más de una década antes de la muerte sugieren que los factores genéticos y/o de estilo de vida, reflejados en estos niveles de biomarcadores, también pueden desempeñar un papel excepcional en la longevidad«, afirmaron.

“Sin embargo, es razonable pensar que factores como la nutrición y la ingesta de alcohol influyen. Hacer un seguimiento de los valores de los riñones y del hígado, así como de la glucosa y el ácido úrico a medida que envejecemos, probablemente no sea una mala idea”.

 

Fuente | GeroScience

Lo que Hay que Saber
Share This