Implante cerebral logra controlar por primera vez la epilepsia en un niño de 13 años

Implante cerebral logra controlar por primera vez la epilepsia en un niño de 13 años.

Un nuevo implante cerebral logra controlar por primera vez la epilepsia resistente a tratamiento en Oran Knowlson, un niño británico de 13 años. Sufría hasta 300 ataques epilépticos al día y ahora, las convulsiones se han reducido un 80%.

27 de junio de 2024

Un adolescente del Reino Unido con epilepsia severa se ha convertido en la primera persona en el mundo en recibir un implante cerebral destinado a controlar las convulsiones.

El neuroestimulador de Oran Knowlson se coloca bajo el cráneo y envía señales eléctricas profundas al cerebro, reduciendo sus convulsiones diurnas en un 80%.

Su madre, Justine, comenta que su hijo ha estado más feliz, conversador y ha tenido una mejor calidad de vida desde que recibió el dispositivo. “El futuro se ve esperanzador, algo que no me habría atrevido a decir hace seis meses”.

Mejora significante en su calidad de vida 

Martin Tisdall, consultor neurocirujano pediátrico que lideró el equipo quirúrgico en el hospital Great Ormond Street (Gosh) en Londres, dijo: “Para Oran y su familia, la epilepsia cambió completamente sus vidas, por lo que verlo montando a caballo y recuperando su independencia es absolutamente asombroso. No podríamos estar más felices de ser parte de su viaje”.

Oran, que tiene 13 años y vive en Somerset, se sometió a la cirugía en octubre como parte de un ensayo en Gosh en colaboración con el University College London, el King’s College Hospital y la Universidad de Oxford. Oran tiene el síndrome de Lennox-Gastaut, una forma de epilepsia resistente al tratamiento que desarrolló a los tres años.

Desde entonces y hasta que le colocaron el dispositivo, no había tenido un solo día sin una convulsión y, a veces, sufría cientos en un día. A menudo perdía la consciencia y dejaba de respirar, necesitando reanimación. Esto significaba que Oran necesitaba cuidados las 24 horas del día, ya que las convulsiones podían ocurrir en cualquier momento del día, y estaba en un riesgo significativamente aumentado de muerte súbita inesperada en epilepsia.

Mejora significante en su calidad de vida 

El neurotransmisor Picostim es fabricado por la compañía británica Amber Therapeutics. Durante la cirugía, Tisdall y su equipo insertaron dos electrodos profundamente en el cerebro de Oran hasta llegar al tálamo, un centro altamente conectado en el cerebro. Los cables, que necesitaban ser colocados con una precisión de menos de un milímetro, se conectaron al neuroestimulador.

Este dispositivo de 3.5 cm cuadrados y 0.6 cm de grosor se colocó en un hueco en el cráneo de Oran donde se había removido el hueso y se ancló con tornillos al cráneo circundante. Puede recargarse a través de auriculares portátiles.

El implante proporciona una estimulación eléctrica constante y suave a su cerebro con el objetivo de bloquear las vías eléctricas que permiten que se produzcan las convulsiones.

También te interesará leer:

Futuro del ensayo y expectativas médicas

El ensayo Cadet (Estimulación Cerebral Profunda Adaptativa para la Epilepsia Infantil) reclutará ahora a tres pacientes adicionales con el síndrome de Lennox-Gastaut, con el objetivo de que 22 pacientes participen en un ensayo completo.

Tidall, afirma que “todos los días vemos los impactos que amenazan y limitan la vida de la epilepsia incontrolable. Puede hacer que la escuela, los pasatiempos o incluso solo ver un programa de televisión favorito sea completamente imposible.

“La estimulación cerebral profunda nos acerca más que nunca a detener las convulsiones epilépticas en pacientes que tienen opciones de tratamiento muy limitadas. Estamos emocionados de construir la base de evidencia para demostrar la capacidad de la estimulación cerebral profunda para tratar la epilepsia pediátrica y esperamos que en los próximos años sea un tratamiento estándar que podamos ofrecer.”

Fuente | THE GUARDIAN

Lo que Hay que Saber
Share This