Intervienen con técnica robótica a dos adolescentes con cardiopatías congénitas

Intervienen con técnica robótica a dos adolescentes con cardiopatías congénitas.

El Centro de Cardiopatías Congénitas impulsado por Sant Joan de Déu y el Clínic Barcelona logra intervenir con éxito a dos adolescentes con cardiopatías congénitas gracias a una técnica robótica pionera y mínimamente invasiva.

10 de abril de 2024

El centro es el primero en España en aplicar esta técnica a pacientes pediátricos con cardiopatías congénitas, que debían ser intervenidos mediante cirugía abierta. Un gran hito en medicina y una buena noticia para los pacientes afectados por esta malformación del corazón.

Candidatos para este tipo de intercención robótica

El director del centro, el Dr. Daniel Pereda, explica que, en el caso de los niños, la cirugía robótica está limitada por la altura y edad de los pacientes porque los enseres quirúrgicos han sido ideados y diseñados a medida de los adultos. Por eso, ahora mismo los cirujanos se plantean esta opción solo en los niños mayores y adolescentes.

Los principales pacientes candidatos a una intervención de este tipo son los que tienen las siguientes patologías: comunicaciones interauriculares, siempre que no se puedan resolver con un cateterismo; problemas en las válvulas mitral o tricúspide; o tumores cardíacos.

El nuevo centro de cardiopatías congénitas ya ha llevado a cabo cinco intervenciones de este tipo en niños. En tres casos, los profesionales han optado por una cirugía toracoscópica, que consiste a hacer unas pequeñas incisiones en el tórax del niño para introducir un dispositivo con una cámara de video que les permita ver la zona quirúrgica y el instrumental necesario para realizar la intervención.

También te interesará leer:

Título de entrada

Las primeras cirujías robóticas, un éxito

La primera paciente pediátrica intervenida con la ayuda de un robot ha sido una chica de 13 años y vecina del País Vasco que presentaba una comunicación interauricular congénita del tipo ostium primum y un defecto en la válvula mitral.

Además, la patología se veía agravada por una escoliosis muy acentuada que dificultaba el acceso al corazón. Por eso, el equipo de cirugía cardíaca optó por usar un robot quirúrgico que, a través de cuatro pequeñas incisiones en el tórax de la paciente (de ocho milímetros de diámetro cada una), les permitió introducir una cámara en el corazón para ver la zona quirúrgica y el instrumental necesario para llevar a cabo la intervención.

Hasta ahora, los pacientes pediátricos con cardiopatías congénitas debían ser intervenidos mediante cirugía abierta, que alarga el período postoperatorio y la recuperación del paciente.

De este modo, un equipo médico del Centro de Cardiopatías Congénitas consiguió cerrar, por un lado, la conexión entre las dos aurículas y, por otro lado, reparar la válvula mitral dañada. La intervención, que tuvo lugar en noviembre, duró cuatro horas e intervinieron una decena de profesionales.

El segundo paciente intervenido mediante cirugía cardíaca robótica es un joven de 15 años que hace meses fue tratado de una comunicación interauricular mediante cateterismo y que había presentado una infección del dispositivo de cierre (endocarditis).

FUENTE | SJD

Lo que Hay que Saber
Share This