Las baterías de arena podrían ser la próxima frontera en energía renovable

Las baterías de arena podrían ser la próxima frontera en energía renovable

¿Podría la simple arena de la playa ser la próxima frontera en energía renovable? Todo apunta a que las baterías de arena podrían revolucionar la energía limpia, y ya están calentando hogares en Finlandia.

18 de junio de 2024

En la búsqueda constante de soluciones energéticas sostenibles, se necesitan tecnologías innovadoras para implementar fuentes renovables como la energía solar y eólica. Uno de esos posibles avances gira en torno a un recurso inesperado pero abundante: la arena de la playa. Las baterías de arena representan un enfoque emergente para el almacenamiento de energía, particularmente eficaz para aprovechar y retener energía de fuentes intermitentes como la solar y la eólica.

Baterías de arena

Las propiedades físicas de la arena, como su capacidad para almacenar calor a altas temperaturas, la convierten en un medio excelente para la retención de energía. Esta capacidad está siendo aprovechada por tecnologías innovadoras para crear un suministro de energía más estable y confiable, ya que la arena puede acumular y liberar calor de manera eficiente según sea necesario.

Las baterías de arena representan un enfoque emergente para el almacenamiento de energía.

La ciencia detrás de las baterías de arena implica calentar arena a altas temperaturas utilizando el excedente de energía generado a partir de fuentes renovables. Este calor almacenado se puede convertir nuevamente en energía cuando sea necesario.

Este sistema aprovecha las propiedades térmicas de la arena para crear una batería natural que puede ofrecer tanto soluciones de calefacción como generación de electricidad. Como señala Patrick Davenport del Laboratorio Nacional de Energía Renovable (NREL), “los silos de arena y hormigón con aislamiento refractario son materiales muy económicos que pueden conducir al almacenamiento de energía a bajo coste”.

Algunos actores clave que actualmente son pioneros en esta tecnología incluyen Polar Night Energy en Finlandia, que ha implementado una batería de arena para calefacción residencial y comercial. También está EnergyNest en Noruega, que se especializa en almacenamiento de energía térmica utilizando principios similares.

El uso de arena para almacenar energía ofrece múltiples beneficios: es abundante, de bajo costo, ecológico y puede almacenar calor durante largos períodos. Esto hace que la arena sea una opción atractiva para mejorar la estabilidad de los sistemas de energía renovable y proporcionar un suministro de energía confiable incluso en épocas de poca luz solar o viento.

Baterías de arena, la próxima frontera en energía renovable

Baterías de arena, la próxima frontera en energía renovable

También te interesará leer:

Desafíos

La tecnología de baterías de arena se está probando y utilizando actualmente en varios proyectos en todo el mundo. Esto no solo demuestra la viabilidad de la arena como solución de almacenamiento de energía, sino que destaca su potencial escalabilidad e integración en las infraestructuras energéticas existentes.

A pesar del potencial, persisten desafíos. Desarrollar e implementar tecnología de baterías de arena a gran escala requiere importantes esfuerzos de investigación y desarrollo. Por lo tanto, el papel del gobierno y la inversión privada es crucial para superar las barreras e impulsar la innovación necesaria para la adopción generalizada de esta tecnología de baterías potencialmente revolucionaria.

 

Fuente | emagazine

Lo que Hay que Saber
Share This