Las ilustraciones que salvaron a Alberto de dormir en la calle

Las ilustraciones que salvaron a Alberto de dormir en la calle

Carlota Ginzo, una vecina del barrio de Arganzuela en Madrid, le ha creado una cuenta de Instagram donde publica las ilustraciones que salvaron a Alberto de dormir en la calle. Una bonita historia que merece ser compartida

24 de febrero de 2021

Alberto Torres tiene 50 años y duerme en la calle desde hace ocho. No se separa nunca de su mochila negra. En ella están los lápices y los rotuladores con los que pinta en un folio coloridos dragones que vende en la acera. Los vecinos le conocen y le saludan con amabilidad. “Me ven que soy bueno y que no me meto con nadie”, explica.

Un día se cruzó en su vida Carlota Ginzo, de 30 años, que se acababa de instalar en el distrito de Arganzuela. Durante la ola de frío del temporal Filomena, le pagó una habitación en una pensión. También le ha arreglado el papeleo para que reciba el Ingreso Mínimo Vital y le ha creado una cuenta de Instagram, que ella misma gestiona.

De los 79 dibujos colgados solo quedan cuatro a la venta y por cada pieza han recibido una media de 25 euros. Gracias a esos dragones las noches a la intemperie han pasado a ser historia.

El día que Alberto conoció a su ángel

Esta bonita amistad surgió hace apenas un mes, cuando Carlota se mudó a este barrio de la capital. “Hablé un poco con él, le conocí y me cayó muy bien. Me contó que estaba esperando a que le den una paga”, relata. A los pocos días de su primer encuentro se anunció el descenso drástico de las temperaturas por Filomena.

“Llamé al Samur Social y me contestaron que había lista de espera en los albergues. Me dijeron que tenía que dormir en la calle y que esto tampoco era Siberia. Le pagué un hotel esa noche y luego una pensión”, relata Carlota al periódico El País

El reto de que Alberto pudiera mantener la habitación fue complicado. Él tenía 100 euros ahorrados de vender libros, ropa y de las limosnas que le dieron durante la Navidad. “Estábamos nosotros dos solos en esto. Pasaron los días y se nos terminó el dinero. Hablé con una amiga y varias personas y saqué ciento y pico euros más para alargar su estancia”, indica Carlota.

También te interesará leer:

Juntos dieron vida a este emprendimiento

Esta chica de Asturias trabaja en una compañía de seguros y lleva tres años viviendo en Madrid. Confiesa que con el estrés que le provocaba esta situación solo podía centrarse en el día a día para que Alberto siguiera en la pensión y pudiera comer.

Y como la necesidad agudiza el ingenio, a Carlota se le ocurrió grabarse un vídeo desde la habitación de Alberto para que la vieran aquellos que le habían ayudado a pagarla. “Compartí ese vídeo por si más personas querían sumarse. Tuvo un montón de visualizaciones así que después hice otro para enseñar sus dibujos”, recuerda.

De repente, la suerte se puso de su lado. Le empezaron a contactar personas desde Barcelona, Murcia, Canarias y hasta de Chile para comprar aquel dragón de tres cabezas o los jarrones con vistosas flores que salían de la imaginación de Alberto.

Carlota le creó entonces una cuenta de Instagram que ella misma gestiona. “Mandé el perfil a todos mis amigos para que lo compartieran y en dos días conseguimos 300 seguidores”, declara Carlota, feliz de haber descubierto una pequeña fuente de ingresos que permita a Alberto no volver al frío del asfalto.

 

Fuente | El País

Lo que Hay que Saber
La guía para ser feliz y saludable, según Harvard

La guía para ser feliz y saludable, según Harvard

Así es como lo define la Escuela de Medicina de Harvard en su sitio web, donde compartió unos simples consejos muy útiles: la guía para ser feliz y alcanzar una vida saludable. De hecho, prestar especial atención a estos sencillos consejos puede servir de instructivo para todas aquellas personas que buscan lograr un cambio saludable en su alimentación, y sobre todo, tener una vida plena y feliz

Share This