Mantener un cerebro sano y fuerte es posible

Mantener un cerebro sano y fuerte es posible

Está en nuestra mano mantener un cerebro sano y fuerte. Incluso, se trata de nuestra responsabilidad. Nuestro estilo de vida, el ejercicio, cómo dormimos, lo que comemos, los retos cognitivos que nos ponemos, son cosas que podemos controlar y modificar, y que tienen un impacto directo sobre la salud cerebral, sobre su reserva cognitiva e incluso, su plasticidad

11 de octubre de 2022

Según la OMS, una de cada 5 personas en el mundo se ve afectada por una enfermedad del cerebro a lo largo de su vida, y que por lo tanto son la mayor causa de discapacidad. Además, está demostrado que la pérdida de salud cerebral, de capacidad cognitiva, y el riesgo de enfermedades del cerebro, no son inevitables.

El director del Centro Berenson-Allen de investigación en estimulación cerebral, Beth Israel Deaconess, asegura que un cerebro sano no es simplemente un cerebro que no tiene enfermedad. Es un cerebro que funciona de forma óptima para la edad y las circunstancias de la persona. Es decir, es un cerebro con una función adecuada para la edad de la persona y las demandas de rendimiento de la persona, aclara.

La reserva cognitiva

No sólo es importante valorar cómo es el rendimiento del cerebro, sino también cómo el cerebro lleva a cabo ese rendimiento. Cabe destacar que el cerebro tiene la capacidad de ir cambiando según las necesidades y retos que se le presentan a la persona a lo largo de toda la vida. Es lo que se conoce como neuroplasticidad del cerebro, o propiedad intrínseca de éste que hace que cambie, dependiendo de las experiencias y vivencias adquiridas.

Tener un cerebro sano es también mantener lo que llamamos una reserva cognitiva, es decir, que el cerebro sea capaz de liberar recursos para sobrellevar retos que se le anteponen, como puede ser cualquier tipo de enfermedad.

Es fundamental aumentar nuestra cultura, aprender un idioma es la mejor gimnasia mental

También te interesará leer:

Cómo ejercitar nuestro cerebro y las capacidades cognitivas

Existen ciertas actividades para mantener un cerebro sano y fuerte. La lectura, por ejemplo, es un de los ejercicios más completos para conseguir rejuvenecer el cerebro. La percepción de las palabras, imágenes y la comprensión de éstas, potencia las conexiones entras las neuronas y evitan que se degeneren.

Es muy importante estimular la memoria, recordando acontecimientos cotidianos y sonidos. Razonar y reflexionar sobre estos recuerdos es una de los actividades más completas para ejercitar las funciones cognitivas.

La meditación es una actividad mental que incrementa la capacidad cerebral, incluso la puede llegar a cambiar. El estrés es uno de los principales causantes de la demencia, por esto, la meditación es clave para relajar nuestra actitud mental.

Como más conocimientos y experiencias hemos adquirido a lo largo de nuestra vida, ayuda a retrasar la degeneración cerebral. A través de la lectura y los estudios aumentamos nuestra cultura y nuestras capacidades cerebrales. Además, aprender un idioma es la mejor gimnasia mental.

El simple hecho de contar cuentos o historias a otras personas, permitirá reorganizar y ordenar las ideas en nuestra cabeza. Además, mantener relaciones sociales fluidas ayuda a nuestro bienestar físico y mental.

Los juegos de memoria y destreza mental son la mejor opción para ejercer nuestras capacidades mentales. Por ejemplo, los sudokus y los crucigramas son los más aconsejados en estos casos. Asique ya lo sabes, en estas vacaciones de verano, será fundamental llevar a la playa o la piscina nuestra revista de sudoku bajo el brazo. De hecho, es un divertido pasatiempo para compartir con amigos y la familia. ¡Y a disfrutar una salud mental plena!

Lo que Hay que Saber
Share This