Niño nigeriano con parálisis cerebral se convierte en superestrella del ajedrez

Niño nigeriano con parálisis cerebral se convierte en superestrella del ajedrez

Nacido con parálisis cerebral, Ferdinand es un niño tranquilo cuya condición y pobreza le privaron de la educación, los amigos y la atención que necesitaba para tratar su enfermedad. Pero con esfuerzo y perseverancia logró convertirse en una superestrella del ajedrez

miércoles 9 de junio de 2021

Cuando Ferdinand Maumo de 10 años de edad, entró al club de ajedrez en el barrio pobre de Makoko, sus compañeros comenzaron a burlarse de él. “Estaba mirando por la ventana mientras los otros niños comenzaban a jugar y quería desesperadamente unirse a ellos”, recordó Onakoya, quien dirige la organización sin fines de lucro Chess in Slums Africa en asociación con Chess.com. “Lo vi en el mercado de pescado cuando llegué por primera vez a Makoko a fines de abril, pero me sorprendió mucho cuando apareció en el club”.

El talento no tiene límites

Se suponía que el programa de Onakoya llegaría a 20 niños y sus familias de la barriada más grande de Nigeria, pero el inesperado asistente adicional se ganó inmediatamente su lugar a bordo.

Ferdinand se crió en una casa sobre pilotes en el laberíntico barrio pobre, no lejos del mercado de Makoko, donde su madre vende la pesca del día. Cuando comenzó a dominar el juego, olvidó rápidamente el olor a pescado ahumado y el sonido distante de los barqueros que transportaban pasajeros a través de la laguna o se aventuraban a alta mar.

“Le di la oportunidad de aprender con los otros chicos y me llevé el susto de mi vida: en menos de veinte minutos pudo mover las piezas y fue capaz de resolver complejos ejercicios geométricos en el tablero”, recordó su entrenador, Babatunde Onakoya.

También te interesará leer:

Una vida dura en la “Venecia africana”

El ajedrez se convirtió de inmediato en una oportunidad que le cambió la vida a Ferdinand, que de otro modo estaría destinado a un futuro marginado en un vecindario superpoblado donde la educación escolar es un lujo y los niños aprenden a nadar, remar y pescar a una edad temprana.

Makoko es la ciudad donde vive Ferdinand

Su condición no le permitirá seguir los pasos de su padre, que es pescador. Y su padre tampoco puede permitirse atender su tratamiento.

El 22 de mayo, menos de un mes después de aprender el juego, Ferdinand ganó la sección juvenil de un torneo local con puntaje completo. Sus nuevos compañeros aprendieron a respetarlo en el tablero y a apreciarlo como a un amigo. Llevaron el trofeo en un bote a su casa sobre pilotes, para su total entusiasmo y para el asombro e incredulidad de los padres.

Llanto alegre de madre

“Al principio era escéptico, porque él seguía yendo al club de ajedrez”, recuerda la orgullosa madre de Ferdinand, Jesuwame. “Pero luego pensé que era mejor para él jugar al ajedrez que vagar por las calles”.

Cuando Ferdinand jugó su primer torneo, estaba tan emocionada que lució su mejor atuendo para la ocasión y fue a apoyarlo. “Lloré lágrimas de alegría ese día, cuando vi que mi hijo ya no era la broma de la comunidad, sino que se había convertido en un pequeño héroe local.

“Está más conectado a la tierra en casa e incluso le está enseñando ajedrez a su hermano pequeño. Las otras madres de Makoko vienen a felicitarlo. Ahora puedo esperar que se convierta en algo en la vida”, concluyó su madre.

Babajide Olusola Sanwo-Olu jugó una partida ceremonial con el pequeño prodigio

Un futuro mejor para Ferdinand

Para la gente de Makoko, Ferdinand se ha convertido en una superestrella. Para el entrenador Babatunde, “esta es una oportunidad única para mostrar lo útil que puede ser el ajedrez para ayudar a las personas necesitadas”. Además, la historia de Ferdinand fue una revelación para la gente de la laguna de Lagos, muchos de los cuales desarrollaron una perspectiva completamente nueva sobre las discapacidades y el acceso a la educación.

La inspiradora historia de Ferdinand llamó la atención del gobernador del estado de Lagos, Babajide Olusola Sanwo-Olu, quien se reunió con él el jueves pasado y jugó un juego ceremonial con el pequeño prodigio.

 

Vía | Chess

Lo que Hay que Saber
Descubren la parte de nuestro ADN que nos hace humanos

Descubren la parte de nuestro ADN que nos hace humanos

Nuestro ADN es muy similar al del chimpancé, que en términos evolutivos es nuestro pariente vivo más cercano. Los investigadores de células madre de la Universidad de Lund en Suecia ahora han encontrado una parte de nuestro ADN que antes se pasaba por alto, el llamado ADN no codificado. De este modo, a pesar de todas nuestras similitudes, es posible explicar por qué nuestros cerebros funcionan de manera diferente

Share This