Testimonios de autoconocimiento: las experiencias, la escuela de la vida

Testimonios de autoconocimiento: las experiencias, la escuela de la vida.

Reflexionamos, de la mano de Logosofía, sobre la importancia de aprender mediante la experiencia, detenernos frente a las pasadas y presentes, para sacar el elemento de valor que nos servirá para construir un futuro mejor.

27 de noviembre de 2023

Con este título se iniciaba este mes de noviembre el encuentro, a nivel europeo, de estudiantes de Logosofía en la sede de la Asociación Europea de Logosofía en Barcelona: «las experiencias, la escuela de la vida».

Experiencias en Logosofía

Las experiencias en Logosofía son abordadas desde una doble vertiente, la externa y la interna. Por ejemplo: vivimos el reencuentro con un viejo amigo (parte externa de la experiencia) y observamos internamente como vuelven a la memoria muchos hechos felices vividos juntos, vuelve el sentir que nos vincula a esa persona y tenemos la sensación de que no nos hemos distanciado (parte interna de la experiencia).

Observar la parte interna nos ayuda a vivir más conscientemente ese reencuentro. Este es un hecho simple pero extrapolado nos invita a ver la causa que hay detrás de cada hecho aparentemente sencillo.

Varias imágenes se trajeron para esclarecer tan importante aprendizaje: una de ellas fue la analogía con un valle cubierto de hielo, bajo el hielo está lo bonito, el valle, como en nuestro mundo interno hay valores extraordinarios escondidos que solo logramos sacar a la luz cuando quitamos esa capa gruesa superior.

Para aprender a conocernos, para aprender de nosotros mismos, debemos experimentar, por eso, buenas o malas, las experiencias actúan como filtro decantador del néctar purísimo del conocimiento.

También se trabajó con la imagen de la antigua piedra filosofal, que usaban los alquimistas para convertir metales en oro, las experiencias nos sirven para extraer ese oro en polvo, lo más valioso para que nuestra inteligencia y nuestra psicología elaboren mejores perspectivas a futuro.

También te interesará leer:

¿Por qué esto es bueno?

Los estudiantes e investigadores de esta ciencia comprueban cómo sus vidas son más amplias y felices porque están alcanzando conocimientos trascendentes muy valiosos para poder aprovechar todas esas experiencias de vida, poder sacar de ellas el elemento con el que elaborarán un mejor futuro para ellos, para sus familias, para la sociedad y en definitiva, para toda la humanidad.

¿Y cómo se demuestran estos adelantos?

Isaura de Barcelona nos dice que ella lo que ha logrado es “aprender a ver que detrás
de cada vivencia, de cada hecho, hay una causa más allá de lo aparente”.  Por su parte, Maurice, de 80 años y docente de mucha experiencia en la Fundación Logosófica, explica que es un estudio en el que su conciencia no sufre limitaciones en sus alcances. Que se estudia la propia vida, y que, ésta se amplía más y más con la irradiación interna de la
luz de los conocimientos logosóficos. Por otra parte, no consiguió encontrar otra actividad que fuera más interesante y provechosa para invertir su tiempo y energías.

Ana María de Barcelona “entendió que la vida no es un proyecto de envejecimiento, es un proceso de crecimiento constante y a ese crecimiento Logosofía lo llama, proceso de evolución consciente”.

Cristina, de 37 años, ha logrado inmunizarse contra algunas experiencias no tan gratas en su vida, por ejemplo cuando pasó por un trabajo en el que tuvo mala experiencia decidió cambiar a otro trabajo aparentemente mejor, pero las mismas situaciones apremiantes se le presentaban.

Así, mientras estudiaba Logosofía, pudo resolver este tema dándose cuenta que por más trabajos que tuviera, las mismas experiencias se presentarían hasta que no aprendiera el cambio que debía hacer. Entendió lo que debía cambiar para que su realidad en otro trabajo también fuera mejor.

¿Qué propone Logosofía para aprender de todas las experiencias?

Mayte, de Liechtenstein nos aclara que “el método abarca tanto un estudio individual como colectivo para poco a poco ir entendiendo y experimentando lo que se estudia, para que cada uno pueda sacar sus propias comprensiones y conclusiones”, de esta manera las experiencias pasan a ser la escuela de la vida.

La vida nos arroja experiencias continuamente, por Ley de repetición nos enfrentamos a las mismas experiencias una y otra vez con la finalidad de que aprendamos a extraer el conocimiento que había allí para nosotros.

La logosofía nos invita a comprobar sus conocimientos y sustituir el creer por el saber, y eso solo es posible mediante la experiencia, nos invita a recordar y volver a traer al corazón nuestro pasado, para que nos sirva para elaborar un mejor futuro para todos. El estudio de Logosofía es individual y colectivo y se dan charlas y cursos que se pueden ver en su web.

Lo que Hay que Saber
Share This