Trabajó como albañil para pagarse sus estudios y ahora es abogada

Trabajó como albañil para pagarse los estudios y ahora es abogada

Las historias de superación nos ayudan a inspirarnos para nuestros propios proyectos y metas, y la que os traemos hoy demuestra cómo con esfuerzo podemos lograr lo que nos proponemos. Se trata de Magalí Giménez, una joven que trabajó como albañil para pagarse los estudios y ahora es abogada

jueves 18 de noviembre de 2021

Debido a los bajos recursos de los que disponía su familia, Magalí no podía pagar los gastos que suponía su carrera. No obstante, lejos de resignarse y darse por vencida, decidió no tirar la toalla y empezó a trabajar en una obra de construcción, logrando así costearse sus gastos académicos.

Albañil para pagarse los estudios

Así, Magalí Giménez, una joven de 24 años procedente de San Estanislao, al norte de Paraguay, recientemente se convirtió en abogada después de haber estudiado durante 6 años al mismo tiempo que trabajaba como albañil para de esa forma poder costear los gastos de sus estudios.

“Hace 6 años atrás esto parecía algo inalcanzable, mucha gente incluso llegó a decirme que no iba poder concretarlo. A pesar de eso y como muchos jóvenes, decidí no rendirme y ser perseverante”, compartió Magalí en su cuenta de Facebook, muy orgullosa de su logro académico.

Sin duda, su historia puede servir de inspiración para todos aquellos que, como Magalí, tienen un origen humilde y carecen de recursos económicos para cubrir todos los gastos que requieren los estudios universitarios.

Una joven trabaja como albañil para pagarse los estudios

Una joven trabaja como albañil para pagarse los estudios

También te interesará leer:

Superando los obstáculos

En su publicación de Facebook, Magalí también explicó cómo todavía puede recordar el día en que tenía que pagar la primera cuota de su matrícula y en su familia no sabían cómo podrían hacerlo

“Como mi papá es albañil decidimos que para alcanzar esa suma, él no iba a meter ayudante y yo decidí ayudarle en aquella obra. Mis hermanos y yo decidimos trabajar arduamente varios meses para poder pagar aquella matrícula. Hoy solo tengo gratitud con mi familia y con todas las personas que se convirtieron en ángeles en mi vida para que hoy pueda ser oficialmente una abogada”.

Además, Magalí quiso recordar en su publicación que también pasó por algunos obstáculos durante su formación académica. Sin embargo, afirmó que estas piedras que encontró en el camino “le dan a este día el sabor más glorioso que pudiera tener”, refiriéndose a cuando por fin logró graduarse.

Historias como esta ayudan a iluminar esos días en los que creemos que no podremos lograr el objetivo que nos habíamos propuesto, y desde La Cara Buena del Mundo nos encanta compartirlas con todos vosotros.

 

Fuente: NATION

Lo que Hay que Saber
Share This