Un empresario rescata la librería más antigua de Madrid un día antes de su cierre

Un empresario rescata la librería más antigua de Madrid un día antes de su cierre

Un empresario que de pequeño había vivido por la zona y se negaba a que la librería más antigua de Madrid cerrase, finalmente decidido alquilarla, ¡un día antes de que la clausura cumpliese! Descubre esta historia inspiradora

21 de abril de 2022

En 1946, la librería El Pérgamo fue inaugurada. Tras todos estos años, las hijas del fundador, regentes hasta ahora de la librería, iban a cerrarla. Dos señoras mayores, Lourdes de 80 años y Ana de 72, se jubilaban. Y no tenían a nadie a quien dejarle su legado.

Por este motivo, y también por el volumen de ventas que había descendido en los últimos tiempos, el 5 de enero cerraban, o eso creían. Porque los milagros existen, los regalos de Navidad inesperados llegan, y las buenas noticias aparecen cuando menos lo esperas.

Los recuerdos de la niñez de un empresario

Desde el primer momento, se opusieron  a que el establecimiento se destinara a otras actividades, querían que el negocio siguiera siendo una libreria.  Pero no aparecía nadie que quisiera continuar con el legado de Pérgamo.

Pero, un día antes de echar el cierre definitivo, y de manera totalmente inesperada, se acercó al negocio un empresario, cuya identidad no ha trascendido, interesado en adquirir el local. Se negaba a que la libería más antigua de Madrid, a la que tantas veces había acudido de pequeño y la que tantos buenos recuerdos de su niñez le traía, cerrara.

«Ese día, entró un señor que dijo que cuando era niño compraba todos sus libros aquí, que estaba harto de que se quitaran todas las tiendas de su infancia. No preguntó nada, ni los metros del local, ni el precio«

librería el pérgamo

También te interesará leer:

Nueva, emocionante e inesperada apertura

Hace un par de días, el 19 de abril, se firmó el contrato de alquiler gracias al cual el nuevo dueño podrá abrir de nuevo este templo de los libros. Una buena noticia no solo para sus dueñas, si no para los vecinos del barrio y todos los clientes para los que el establecimiento ha formado parte en el transcurso de sus vidas.

Ahora, y mientras llega el momento de cambiar de dueño, Ana sigue en el local y restaura el mobiliario para dejarlo todo a punto para el nuevo propietario. Como han declarado para El Mundo, para ellas es un sueño hecho realidad y nada les hace más felices que saber que El Pérgamo seguirá adelante.

Desde La Cara Buena del Mundo estamos felices de poder contaros esta buena noticia. Una historia inspiradora que demuestra, una vez más, que pasan cosas maravillosas y que las buenas noticias están en todas partes.

 

Lo que Hay que Saber
Share This