Científicos confirman que meditar hace que tu cerebro sea más rápido

Científicos confirman que meditar hace que tu cerebro sea más rápido

Si creías que meditar solo sirve para relajarse después de un día ajetreado, atento a esto: ¡también hace que tu cerebro sea más rápido! No lo decimos nosotros, lo dice la ciencia, y hoy te contamos todo sobre el tema

jueves 16 de septiembre de 2021

Un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Binghamton (Nueva York) examinó los efectos de la meditación en nuestro cerebro, y ha confirmado lo que aquellos que practican la meditación regularmente han sospechado durante mucho tiempo: hace que tu cerebro vaya más rápido.

Meditar te ayuda a concentrarte

Investigadores estadounidenses han proporcionado un peso científico a la noción de que meditar diariamente puede hacer que tu cerebro sea más rápido y, gracias a ello, mejorar tu capacidad de concentración a la hora de llevar a cabo cualquier tarea.

Los monjes budistas lo han sabido durante siglos, mientras que los practicantes tardíos de la meditación de Occidente se han estado planteando recientemente la idea

Demostraciones del estudio

Así, los investigadores de la Universidad de Binghamton utilizaron escáneres cerebrales para ver cómo la práctica de la meditación durante 10 minutos al día lograba cambiar el comportamiento cognitivo de hasta 10 estudiantes.

Al comprar las imágenes del antes y el después de las sesiones de meditación durante ocho semanas, pudieron comprobar que, con solo meditar esos 10 minutos al día, se produjo un cambio más rápido entre los dos estados generales de conciencia del cerebro:

  • La “red de modo predeterminado”, que está activa cuando el cerebro está despierto pero no enfocado, como durante el sueño
  • Y la «red de atención dorsal», cuando el cerebro se dedica a tareas que exigen atención.

Los resultados del estudio, que fueron publicados en la revista Nature, demostraron que después de las sesiones de meditación, los participantes tenían mejores conexiones cerebrales entre las dos redes y dentro de ellas, confirmando que meditar hace que tu cerebro sea más rápido.

Los efectos de la meditación en el funcionamiendo de tu cerebro

Los efectos de la meditación en el funcionamiendo de tu cerebro

También te interesará leer:

Origen y futuro de la investigación

¿Cómo y por qué surgió esta investigación? Todo ocurrió a raíz de una conversación casual entre dos académicos de la universidad: el profesor George Weinschenk, un defensor de la meditación; y la profesora asistente Weiying Dai, que se mostró escéptica sobre los beneficios de la meditación.

Tras haber usado escáneres de resonancia magnética para rastrear el Alzheimer en personas, Dai sugirió usar los escáneres para observar cambios en el cerebro de aquellos practicaban la meditación de forma regular. Weinschenk reclutó a 10 estudiantes, les enseñó a meditar y les dijo que practicaran de 10 a 15 minutos al día, cinco veces a la semana.

Con una cantidad tan pequeña de personas que participan en el ensayo, se necesita continuar la investigación. Sin embargo, los resultados han persuadido a Dai sobre las virtudes de la meditación. «Estoy bastante convencida acerca de la base científica de la meditación después de hacer este estudio», dijo.

De hecho, Dai está lista para lanzar una nueva línea de investigación para ver si la meditación regular podría ayudar a las personas con Alzheimer y autismo. Las dos condiciones se han relacionado con deficiencias en la red de atención dorsal.

Desde la Cara Buena del Mundo seguiremos de cerca esta investigación para así compartir con todos vosotros más buenas noticias sobre la meditación.

 

Lo que Hay que Saber
Descubren la parte de nuestro ADN que nos hace humanos

Descubren la parte de nuestro ADN que nos hace humanos

Nuestro ADN es muy similar al del chimpancé, que en términos evolutivos es nuestro pariente vivo más cercano. Los investigadores de células madre de la Universidad de Lund en Suecia ahora han encontrado una parte de nuestro ADN que antes se pasaba por alto, el llamado ADN no codificado. De este modo, a pesar de todas nuestras similitudes, es posible explicar por qué nuestros cerebros funcionan de manera diferente

Share This