Dan con un posible antídoto universal para mordeduras de serpientes

Dan con un posible antídoto universal para mordeduras de serpientes

Científicos del Instituto de Investigación Scripps Research descubren anticuerpos que protegen contra una gran cantidad de venenos de serpientes letales, haciendo posible un antídoto universal.

7 de marzo de 2024

Al examinar miles de millones de anticuerpos humanos, un equipo de científicos puede haber dado los primeros pasos hacia el desarrollo de un antídoto universal para las mordeduras de serpiente. Su análisis identificó uno que contrarresta una proteína en el veneno que se encuentra en una gran variedad de serpientes, incluidas las cobras reales y las mambas negras.

Antídoto universal para serpientes

Investigadores del Instituto de Investigación Scripps Research descubrieron que el anticuerpo protegía a ratones contra esta variedad de veneno de serpiente. Los hospitales en zonas propensas a las serpientes tienen un antídoto que revierte la toxicidad de sus mordeduras, pero no es un campo de la medicina muy desarrollado ni sofisticado.

“Podría ser increíblemente valioso para las personas de los países de ingresos bajos y medios que tienen la mayor carga de muertes y lesiones por mordeduras de serpiente«.

Los antivenenos existentes implican la extracción de anticuerpos de animales que, mediante terapia de exposición, han desarrollado inmunidad al veneno de una serpiente en particular. Obviamente, esto proporciona protección contra una sola especie de serpiente, pero en las comunidades rurales de los trópicos en países de ingresos bajos y medianos, puede haber varias especies de serpientes con las que los humanos entran en contacto.

«Este anticuerpo actúa contra una de las principales toxinas que se encuentran en numerosas especies de serpientes y que contribuyen a decenas de miles de muertes cada año», afirma el autor principal Joseph Jardine. «Esto podría ser increíblemente valioso para las personas de los países de ingresos bajos y medios que tienen la mayor carga de muertes y lesiones por mordeduras de serpiente».

En su investigación, los científicos aislaron y compararon proteínas venenosas de una variedad de elápidos, un grupo importante de serpientes venenosas que incluye mambas, cobras y kraits. Descubrieron que un tipo de proteína llamada toxina de tres dedos (3FTx), presente en todas las serpientes elápidas, contenía pequeñas secciones que parecían similares en diferentes especies.

Científicos dan con un posible antídoto universal para tratar mordeduras de serpientes

Científicos dan con un posible antídoto universal para tratar mordeduras de serpientes

También te interesará leer:

Reactividad cruzada

Con el objetivo de descubrir un anticuerpo para bloquear 3FTx, los investigadores crearon una plataforma innovadora que colocó los genes de 16 3FTx diferentes en células de mamíferos, que luego produjeron las toxinas en el laboratorio. Luego, el equipo recurrió a una biblioteca de más de cincuenta mil millones de anticuerpos humanos diferentes y probó cuáles se unían a la proteína 3FTx.

Entre los 30 anticuerpos identificados en esa prueba, uno se destacó por tener las interacciones más fuertes entre todas las variantes de toxinas: un anticuerpo llamado 95Mat5.

«Pudimos ampliar el pequeño porcentaje de anticuerpos que tenían reactividad cruzada para todas estas toxinas diferentes«, dice Irene Khalek. «Esto sólo fue posible gracias a la plataforma que desarrollamos para examinar nuestra biblioteca de anticuerpos contra múltiples toxinas en paralelo».

Jardine, Khalek y sus colegas probaron el efecto de 95Mat5 en ratones inyectados con toxinas del krait de muchas bandas, la cobra india escupidora, la mamba negra y la cobra real. En todos los casos, los ratones que recibieron simultáneamente una inyección de 95Mat5 no sólo estuvieron protegidos de la muerte, sino también de la parálisis.

Cuando los investigadores estudiaron exactamente cómo 95Mat5 era tan eficaz para bloquear las variantes de 3FTx, descubrieron que el anticuerpo imitaba la estructura de la proteína humana a la que normalmente se une 3FTx.

 

Fuente | Science

Lo que Hay que Saber
Share This