Día Mundial de la Tierra: Entrevista a Ricardo Babío Arcay, creador de limpOcean

Día Mundial de la Tierra: Entrevista a Ricardo Babío Arcay, creador de limpOcean

En el Día Mundial de la Tierra, entrevistamos a Ricardo Babío Arcay, creador de limpOcean, y analizamos las claves para salvar los océanos. ¿Es posible tener una visión positiva del futuro de nuestro planeta?

22 de abril de 2023

El Día de la Tierra se celebra el 22 de abril debido a problemas del océano. En el año 69 estalló un oleoducto frente a la costa de California y se derramó muchísimo petróleo en el océano, siendo un desastre ambiental muy grande. Fue este acontecimiento es el que inspiró el primer Día de la Tierra, el mismo día de 1970.

Ricardo Babío, creador de limpOcean

Hoy tenemos el placer de charlar con Ricardo Babío, cuya vida, como buen gallego, ha estado siempre relacionada con el mar y la costa. Ricardo, Ingeniero de Caminos de formación, es amante de la naturaleza y un activo practicante de deportes náuticos. Además, es creador de limpOcean, una asociación que trabaja para limpiar el plástico de nuestras costas.

Y esque, como él mismo dice, “cuando uno pasa tanto tiempo en el mar y la costa lo disfruta, pero también sufre al verlo, en determinados momentos o zonas, transformado en un vertedero al que van a parar toda clase de basuras, principalmente plásticos”.

– ¿Cómo nació limpOcean?

Cuando se crea limpOcean vivíamos, a nivel mundial, un momento muy complicado. De caos, de miedo,  de cambio de hábitos. La crisis del COVID´19 está suponiendo un desastre tanto en lo que a salud de la población se refiere como también en lo económico. Pero incluso de una situación tan extremadamente grave y con tan pésimas consecuencias pueden extraerse cuestiones positivas.

Del forzoso confinamiento a que nos vimos obligados se pueden extraer cosas positivas de entre la mayoría de negativas. Nos puso muchas cuestiones en perspectiva, nos hizo más reflexivos, y nos regaló tiempo. Tuvimos más tiempo para uno mismo y nuestra vida interior.

El confinamiento me sirvió para, a través de videos, documentales y artículos, hacerme consciente de la verdadera magnitud del “problema de los plásticos”.

Esta es, probablemente, una de las varias razones por las que, con el apoyo inestimable de mi hermano Manuel (gemelo, además), de profesión abogado y con experiencia empresarial, una idea que llevaba varios años asomándose por mi cabeza, acabó plasmándose en un proyecto/reto tan ilusionante como limpOcean.

También te interesará leer:

El océano, indispensable para la vida en la Tierra

– ¿Cómo a ayuda a la conservación de la Madre Tierra?

El Océano es el ecosistema más grande que tenemos en la tierra y es absolutamente crucial e indispensable para la vida en la Tierra. Contiene más del 97% del agua del mundo pero sobre todo, genera más de la mitad del oxígeno que respiramos.

Además, el océano es un controlador del clima porque absorbe un porcentaje del orden del 90% del calor y alrededor del 30% de las emisiones de CO2 producidas por las actividades humanas.

Y en materia de forma de vida, más de tres mil millones de personas obtienen su principal fuente de proteína de productos del mar y en esta línea, todas las industrias basadas en el océano (la pesca, el turismo, etc) emplean a más de tres mil millones de personas en este planeta. Además, en medicina cada vez hay más medicamentos que se fabrican a partir de elementos del océano.

– ¿Cuáles son los objetivos conseguidos hasta el momento de limpOcean?

LimpOcean nació a final de 2020, y en este tiempo hemos obtenido beneficios directos y cuantificables, y otros menos. Las dos grandes labores de LimpOcean son, por un lado, poner en conocimiento el problema y concienciar y por otro, aportar nuestro granito de arena a arreglarlo.

Para ello, ante los plásticos que hay en el mar, primero los recogemos mediante las acciones de limpieza que organizamos, gracias a las cuales ya llevamos recogidos más de 3.000 kilos de plásticos.

Además, trabajamos para evitar que se produzca el problema, mediante la concienciación a la población y el fomento de cambios de hábitos con la finalidad de que esto deje de producirse y que estos millones de toneladas que se vierten cada año se reduzca.

En este sentido, hemos conseguido llegar a más de 1.500 personas que participaron activamente en diferentes talleres de reciclaje. Cada persona que viene a una limpieza nuestra, es un logro muy importante para nosotros.

Nuestro objetivo es crecer más y extender nuestra red de colaboradores y embajadores para poder realizar más acciones de recogida y difusión.

– ¿Cuáles son las próximas actividades que vais a llevar a cabo?

Seguimos con la difusión a través de redes sociales y llevando a cabo diferentes acciones de recogida en playas. La semana que viene tenemos una limpieza con una escuela náutico pesquera de Ferrol. Es gente que trabaja en el mar y vamos a hacer con ellos una charla informativa. Un caso así, de concienciación a gente que trabaja en el mar, es mucho más interesante.

De hecho, un porcentaje muy alto de residuos va de tierra al mar, pero en todas las recogidas que hacemos en las playas, encontramos redes y restos de materiales de pesca, lo cual nos indica que todavía hay mucho que hacer en cuanto a la concienciación en ese sector.

– ¿Es posible tener una visión del futuro de nuestro planeta positiva?

Es posible y bonito siempre tener pensamientos optimistas, pero yo creo que tenemos que dedicarle realmente tiempo a los grandes problemas de la Tierra. Son problemas, como el cambio climático, que tenemos que afrontar ya.

Hay proyecciones muy preocupantes, con datos contrastados como que en 2050 habrá más plásticos que peces en el océano. Cada vez la afección será mayor y, en resumidas cuentas, si el océano se muere, se muere el planeta. No olvidemos que la producción de plástico es una cosa realmente nueva, desde mediados del S.XX. Solo en 15 años, desde 2000 al 2015 se produjo más plástico que en toda la historia de la humanidad.

El plástico en sí no es malo. Supuso grandes avances. Yo soy Ingeniero de caminos y en áreas como construcción, saneamiento, en abastecimiento o medicina, bien usado, está bien. El problema es su sobreutilización, como en en el caso de los de un solo uso.

El problema no lo tenemos solo en países desarrollado. Los países del primer mundo están cada vez exportando más plásticos a países del tercer mundo, y en muchos de esos países es donde realmente hay un problema importante de vertidos, debido a la poca gestión o tratamientos de esos residuos.

Hay que ser positivos, pero los cambios de concienciación y de hábitos son imprescindibles. Tenemos que cuidar nuestro planeta y la solución está en nuestras manos.

Lo que Hay que Saber
Share This