Diseñan una nueva tecnología capaz de desentrañar las conexiones entre el cerebro y el intestino

Diseñan una nueva tecnología capaz de desentrañar las conexiones entre el cerebro y el intestino.

Estas conexiones influyen en el hambre, el estado de ánimo y diversas enfermedades, según publican en la revista ‘Nature Biotechnology‘. Os contamos los detalles de este nuevo avance y qué supone esta buena noticia.

27 de junio de 2023

Ingenieros del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), en Estados Unidos, han diseñado una nueva tecnología que puede utilizarse para sondear las conexiones entre el cerebro y el tubo digestivo.

Sondear las conexiones entre cerebro e intestino

El cerebro y el tub digestivo están en constante comunicación y transmiten señales que ayudan a controlar la alimentación y otros comportamientos. Esta red de comunicación influye, además, en el estado mental. De hecho, está implicada en muchos trastornos neurológicos.

Básicamente, han utilizado fibras incrustadas con diversos sensores, así como fuentes de luz para la estimulación optogenética. De esta manera, han demostrado que pueden controlar circuitos neuronales que conectan el intestino y el cerebro, en ratones.

Los investigadores esperan explorar en un futuro correlaciones entre la salud digestiva y afecciones neurologicas como el autismo y la enfermedad de Parkinson.

Intestino y cerebro, directamente relacionado y comunicados.

También te interesará leer:

Intestivo y cerebro, claves en el sistema neurológico

Aunque durante mucho tiempo se creía que el cerebro era “un tirano que enviaba información a los órganos y lo controlaba todo. Ahora se sabe que hay mucha retroalimentación hacia el cerebro, la cual potencialmente controla algunas de las funciones que antes atribuíamos exclusivamente al control neural central”. Así lo ha señalado la coordinadora del estudio, Polina Anikeeva, del MIT.

De hecho, el 80% del sistema inmunitario se aloja en el intestino. Además, este largo tubo mantiene una línea de comunicación directa con el cerebro y tiene un impacto muy significativo en el estado de ánimo y en la salud en general.


El intestino es el segundo cerebro, funciona como un órgano neurológico y cuando está mal, afecta directamente en nuestro estado de ánimo, provocando ansiedad o depresión

Por ello, este avance abre vías de investigación muy interesantes sobre las que os mantendremos al día en La Cara Buena del Mundo.

Lo que Hay que Saber
Share This