Las abejas comparten conocimientos como los humanos y los chimpancés

Las abejas comparten conocimientos como los humanos y los chimpancés

Según un nuevo estudio, las abejas comparten conocimientos como los humanos y los chimpancés, lo que sugiere que la mente colmena es más personal de lo que se creía.

29 de marzo de 2024

Las abejas pueden enseñar a otros nuevos comportamientos demasiado complejos para que los aprendan solos, según sugiere un nuevo artículo. En él, esencialmente se postula que los humanos y las abejas comparten conocimientos exactamente de la misma manera, encontrando similitudes también con los chimpancés.

Las abejas y los humanos

En el estudio, una abeja a la que se le enseñó a resolver un rompecabezas para obtener una recompensa azucarada pudo entrenar a otras abejas para completar la tarea. Esto supone una evidencia de que las abejas pueden aprender socialmente algunos comportamientos a un nivel de complejidad que antes se pensaba que era exclusivo de los humanos y nuestros antepasados.

Cultura es una palabra que se usa mucho, pero en su raíz está la designación de un comportamiento particular que se aprende socialmente y persiste en el tiempo.

Cada vez hay más pruebas que sugieren que, al igual que la cultura humana, la cultura animal puede ser acumulativa, con comportamientos secuenciales que se basan en los anteriores. La cultura acumulativa humana implica comportamientos tan complejos que están más allá de la capacidad de cualquier individuo para descubrirlos de forma independiente durante su vida.

Sin embargo, este comportamiento aún no se ha demostrado en una especie de invertebrado, generalmente considerada en el fondo del barril de la vida inteligente.

«Tú y yo somos, biológicamente hablando, simios africanos, pero estoy escribiendo esto en un ordenador portátil en Cornualles, y es posible que lo estés leyendo en Colombo, Caracas o Canberra», indica el coautor del estudio Alex Thorton. «Esto refleja uno de los atributos más notables de la especie humana: la mejora progresiva de las habilidades y tecnologías a medida que las innovaciones se difunden y se desarrollan».

Las abejas, sin embargo, son insectos extremadamente sociales que han demostrado ser capaces de adquirir comportamientos no naturales, como tirar de hilos y hacer rodar pelotas, a través del aprendizaje social para obtener recompensas.

Alice Bridges, Lars Chittka, Alex Thorton y sus colegas establecieron una difícil tarea para investigar si las abejas son capaces de aprender comportamientos más complejos de otros miembros de la colonia.

Al compartir conocimientos, las abejas son similares a los humanos y los chimpancés

Al compartir conocimientos, las abejas son similares a los humanos y los chimpancés

También te interesará leer:

Detalles del experimento

Diseñaron una caja de rompecabezas de dos pasos en la que las abejas primero deben mover un obstáculo para permitir que se abra una tapa giratoria, revelando una recompensa de sacarosa. A los miembros de tres colonias distintas se les dio 24 días (una parte considerable de la vida de una abeja) para resolver esto, pero ninguno lo logró de forma independiente mediante prueba y error.

De hecho, se necesitaron alrededor de dos días para entrenar a las abejas demostradoras para completar la tarea, lo que a menudo requería una recompensa al primer paso.

«Imagínese que deja caer a algunos niños en una isla desierta; con un poco de suerte podrían sobrevivir», dijo el Dr. Chittka, profesor de ecología sensorial y conductual. “Pero nunca sabrían leer ni escribir porque eso requiere aprender de las generaciones anteriores”.

Sin embargo, las abejas no entrenadas aprendieron rápidamente a abrir la caja de dos pasos gracias a estos demostradores sin necesidad de una recompensa después del primer paso. Los hallazgos proporcionan evidencia de que los abejorros son capaces de realizar aprendizaje social y posiblemente transmisión cultural.

 

Fuente | Nature

Lo que Hay que Saber
Share This