Nuevo estudio propone un enfoque innovador para integrar la economía circular en el sector textil

Un reciente estudio propone un enfoque innovador para integrar la economía circular en el sector textil

Un reciente estudio propone un enfoque innovador para integrar la economía circular en el sector textil con consideraciones sociales en tres países claves: India, Países Bajos y España.

8 de julio de 2023

En un mundo donde la sostenibilidad ambiental y social se entrelazan cada vez más con las prácticas industriales, la economía circular emerge como un paradigma esencial para el futuro.

Este reciente estudio se titula «Futuros Circulares Transformadores en la cadena de valor textil y de prendas de vestir: Guía de recomendaciones políticas y empresariales en los Países Bajos, España e India«.

El estudio ha sido llevado a cabo gracias al  apoyo de la Universidad de Utrecht y ha tenido una duración de 4 años, en los tres países a la vez, con la colaboración de entidades, marcas, activistas, y sindicatos de gran relevancia.

Cada país, ha sido liderado por un fellow de Ashoka, la red de emprendedores sociales más grande y potente del mundo mediante la búsqueda y selección de emprendedores sociales líderes en sus campos. La investigadora principal Lis Suárez, Ashoka Fellow, ha contado con el apoyo en España de María Almazán, Analista e Investigadora en Sostenibilidad.

La importancia de la economía circular

La economía circular (EC) promueve la reutilización, el reciclaje y la reducción de residuos, pero a menudo ha sido criticada por su enfoque limitado en los aspectos ambientales, descuidando la dimensión social.

Esta omisión es especialmente problemática en la industria textil y de prendas de vestir, una de las más contaminantes y con un historial de malas condiciones laborales, especialmente para las mujeres, que constituyen más del 75% de la fuerza laboral en este sector.

En el estudio, se llevaron a cabo métodos participativos que combinan el pensamiento sistémico con enfoques de «futuring» y una perspectiva de género, y se desarrollaron 16 escenarios que representan visiones diversas y equitativas para la industria textil en 2050.

De esta manera, la investigación adoptó un enfoque de investigación-acción participativa (IAP), involucrando a una amplia gama de partes interesadas, desde trabajadores hasta responsables políticos y empresarios.

También te interesará leer:

Título de entrada

Principales hallazgos del estudio

Los resultados subrayan la importancia de la participación de diversas partes interesadas en la remodelación de la cadena de valor textil hacia futuros más equitativos. Las recomendaciones derivadas de los Futuros Circulares Transformadores incluyen:

  • Salarios Dignos: Normalizar salarios dignos para todos los trabajadores, incluidos los informales.
  • Regulaciones Contra el Patriarcado: Implementar regulaciones que desafíen las estructuras patriarcales y eliminen la brecha salarial de género.
  • Comités Globales: Establecer comités globales permanentes de actores sociales para asegurar que las consideraciones sociales estén integradas en todas las negociaciones nacionales e internacionales.
  • Tecnología y Automatización: Asegurar que la automatización y los desarrollos tecnológicos beneficien a los trabajadores, reduciendo trabajos peligrosos y mejorando las condiciones laborales.

Además, se realiza una comparativa entre países, donde se refleja que España está enfocado en el reciclaje y la reventa, destacan el papel del gobierno en la regulación y protección del empleo, y subrayan la necesidad de romper el patriarcado mediante políticas de igualdad de género.

En Países Bajos, las recomendaciones enfatizan los salarios dignos y los arreglos laborales flexibles, mientras que en India, se prioriza la cobertura universal de salud, la negociación colectiva y el reconocimiento del trabajo informal, reflejando las fuertes dinámicas de poder entre marcas, proveedores y trabajadores.

Visión general de la Economía Circular Española

España cuenta con un ecosistema en evolución para promover la Economía Circular. En cuanto a políticas, se ha desarrollado una estrategia con provisiones especiales para el sector,  conocida como “Estrategia Española de Economía Circular y planes de acción 2030”.

Hasta hace poco no existía un marco para evaluar el impacto social de la economía circular. Este marco fue creado para ayudar a empresas, ONGs y gobiernos y legisladores a recopilar datos desglosados por género de los trabajadores, hacer un seguimiento, documentar, y supervisar el desarrollo de los diferentes empleos circulares e identificar medidas para mejorar la calidad de vida de los trabajadores de la cadena de valor.

Así, los resultados del estudio muestran el imperativo de una transición justa e inclusiva de la Economía Circular en el sector. Si la economía circular es considerada el nuevo modelo económico y social que adoptar, las empresas y los responsables políticos deben trabajar de la mano para establecer una mayor ambición de impacto social en su definición de Circularidad en el sector.

Además, el informe también destaca un problema crítico: la informalidad en los sectores de reparación y reventa. La falta de formalización y los bajos ingresos son recurrentes en estas áreas. Además, se identificó a las trabajadoras migrantes informales activas en la reventa y el reciclaje como uno de los grupos más vulnerables.

Recomendaciones prácticas para empresas y gobiernos

Tanto para empresas como para instituciones políticas, se destacan varias acciones clave para avanzar hacia una economía circular más inclusiva y sostenible.

En el caso de las empresas, es fundamental adaptar contratos laborales que consideren el bienestar y la igualdad de género fomentando un entorno laboral justo y equitativo además de incentivar permisos parentales co-responsables que promuevan la corresponsabilidad en el cuidado familiar y reducir la brecha de género.

Además, se recomienda destinar un porcentaje de los beneficios empresariales a la formación y reconversión laboral facilitando la transición hacia prácticas circulares y asegurando que los trabajadores desarrollen habilidades adaptadas a la economía circular.

En cuanto a las políticas públicas, se sugiere implementar un esquema obligatorio de ahorro para la jubilación que sea cofinanciado por empleadores, empleados y el gobierno con disposiciones especiales para trabajadoras mujeres quienes a menudo enfrentan desigualdades en el sistema de pensiones.

Estas políticas deben incluir regulaciones que aseguren la igualdad de género en la remuneración y en las oportunidades de empleo desafiando las estructuras patriarcales existentes en la industria. Además, es vital crear comités globales permanentes de actores sociales que incluyan representantes de todos los niveles de la cadena de valor para integrar consideraciones sociales en todas las negociaciones y políticas relacionadas con la economía circular.

Este estudio pionero proporciona una hoja de ruta para integrar la sostenibilidad social en las prácticas de economía circular de la industria textil.

Y es que, la incorporación de perspectivas diversas y la consideración de impactos sociales son esenciales para lograr una transición exitosa hacia la economía circular.

Solo así se podrá asegurar que la sostenibilidad ambiental no perpetúe las desigualdades existentes sino que promueva un bienestar equitativo para todos los actores en la cadena de valor textil y de prendas de vestir.

Lo que Hay que Saber
Share This