Familias de acogida: «tírate al río, porque seguro que pescas la sonrisa de un niño, y eso es lo más bonito»

Familias de acogida: «tírate al río, porque seguro que pescas la sonrisa de un niño, y eso es lo más bonito.»

Nos adentramos en las familias de acogida con estos testimonios de familias de acogida que forman parte del proyecto AcogES+ de Aldeas Infantiles SOS.

5 de marzo de 2024

Tomar la decisión de convertirse en familia de acogida no siempre es fácil, y son muchas las cuestiones que pasan por la cabeza de quienes están a punto de dar un paso tan importante para ellos y para los niños que necesitan su ayuda.

Por ello, el proyecto AcogES+ de Aldeas Infantiles SOS, facilita a los miembros de todas las familias la formación necesaria así como el apoyo de profesionales durante todo el proceso de acogimiento.

Aun así, nada mejor que escuchar testimonios de personas que han dado el paso y son, a día de hoy, familias de acogida. Tanto padres como hermanos, nos cuentan sus experiencias, nos hablan de sus miedos previos y reflexionan sobre convertirse en familia de acogida y lo que supone, tanto para ellos como para el niño o niña que pasa a formar parte de su hogar.

Por qué acoger a un niño o niña que lo necesita

Acoger es dar una oportunidad de vida. Así lo considera Susana, una madre de acogida. Su marido, Juan José, añade que consiste, además, en ser capaz de dar todo lo que tienes, y no lo material, sino todo lo que tenemos en nuestro corazón.

Es un modo de estar en el mundo, de entender que hay muchos modelos y maneras de poder ayudar, colaborar y ofrecer oportunidades en nuestro entorno. José Luis y Sara, otra familia de acogida, lo tienen claro:

“Creemos que la familia es curativa y es sanadora. Va en nuestra manera de ser poder ayudar a un niño o a una niña a que sea feliz.»

Y es que más de 50.000 niños y niñas en España crecen sin en cuidado de sus padres, 16.000 viven en centros de protección y, de ellos, más de 1.000 tienen menos de 6 años. Pero crecer en familia es un derecho de la infancia.

También te interesará leer:

Qué supone acoger para los jóvenes de la familia

Más de 18.000 niños y niñas crecen en una familia de acogida en España. Familias en las que se encuentran un nuevo hogar y en muchas ocasiones, hermanos acogedores que les brindan cariño y apoyo.

En el caso de Lucía, antes de meterse en el acogimiento, pensaba que iba a tener a un extraño en su casa. Y eso es lo que más le preocupaba. Pero como ella misma cuenta, ese miedo se disipa por completo. «Cuando entra en tu casa, te das cuenta que en el proceso ya le has cogido cariño.»

Con el paso del tiempo se desarrollan vínculos y al final, no es tan complejo como se esperaba en un principio. Así lo considera Lara, otra hermana de acogida que comparte su experiencia. Este proceso requiere paciencia pero, «aunque pueda haber dificultades, todo lo bueno supera a lo malo.»

A Nacho al principio le preocupaba si se iba a llevar bien con esa persona y si iba aceptar que fuera ciego. Actualmente, como él mismo cuenta:  

“Ahora, lo que más me preocupan son sus problemas, realmente. Los problemas que ella trae, esa mochila que lleva, ayudándola realmente desde lo que nosotros ya sabemos y hemos pasado”.

Lo mejor de convertise en familia de acogida

María José, madre de acogida, considera que ver cómo los niños y niñas van cambiando, desde que llegan a la familia hasta que vas viendo cómo van pasando los días y las semanas, es el mayor chute de energía. En el caso de Paula, en su hogar al principio estaba un poco todo en desorden, había un poco de caos. Pero como ella misma cuenta:

“Se han ido adaptando perfectamente, nos hemos ido todos conociendo y se ha creado un gran vínculo.”

En cuanto a los cambios que presentan los niños y niñas acogidos, Luis comenta que, además, se aprecian grandes cambios en las cosas que son pequeñitas pero muy importantes. La ven más tranquila, más sosegada, que le gusta estar donde está, con sus hermanos y en casa.

Hay personas que tienen miedo al momento en el que se vayan, si lo hacen. Pero como dice José Luis, no tenemos que ser egoístas y debemos ser conscientes de que el tiempo que han estado con nosotros, han estado fantásticamente bien.

Los consejos de Carolina, madre de acogida, son sencillos y esenciales: “que les quieran, que les escuchen, y que a lo mejor en algún momento te puedes encontrar en una situación un poco más complicada pero siempre hay un por qué. Y es precisamente en ese por qué donde debemos ayudarles.

En qué consiste el proyecto AcogeES+

El proyecto AcogES+ de Aldeas Infantiles SOS busca familias acogedoras especializadas con dedicación exclusiva, que supone una opción de convivencia familiar para niños, niñas y adolescentes tutelados por la administración pública que precisan de una dedicación especial que les hace difícil acceder a una familia de acogida convencional.

Esta modalidad de acogimiento incluye una vinculación contractual y remuneración económica, puesto que las características de los niños y las niñas requieren de disponibilidad plena por parte de uno de los adultos acogedores, para poder, así, atenderles adecuadamente en un ambiente familiar afectivo, estable y socializador.

Si quieres ser familia de acogida, quédate con estas palabras: «Tírate al río, porque seguro que pescarás la sonrisa de un niño, y eso es lo más bonito.» Tienes toda la información en casaconfamilia.com

Lo que Hay que Saber
Share This